Aunque invisibles para nosotros, los microorganismos procariontes, Arqueas y Bacterias, son los organismos vivientes dominantes en la Tierra tanto en biomasa, abundancia y número de especies. Aunque son un grupo estructuralmente simple (una célula), son el grupo más antiguo (aparecieron hace 3500 millones de años) y más diverso fisiológicamente (comen, respiran y obtienen energía de diversos compuestos como sulfatos, hierro y amoniaco etc.). Debido a su extraordinaria diversidad fisiológica, los procariontes controlan y son claves para los ciclos biogeoquímicos – los ciclos de la vida – coronándose como “Bioingenieros de la vida en la Tierra” sin ellos no somos nada. En Antártica también están presentes y gobiernan la biosfera fría sometiéndose a los límites energéticos de la vida, habitando en la profundidad de los inhóspitos lagos subglaciales, entre los salados canales del hielo marino o en suelos fríos desérticos en donde su obtención de energía depende de gases a bajas concentraciones en la gélida atmosfera polar.