Por Montserrat Vanerio-Ramírez

Ahora pertenezco a un culto superior de los mortales porque he visto al albatros”, escribía en 1912 el reconocido ornitólogo Robert C. Murphy. Una frase que probablemente a muchos amantes de las aves marinas, pero sobre todo de los albatros, nos hace gran sentido. De seguro muchos, me incluyo, atesoramos esos momentos de interacción con estas aves.

Disculpen mi arrebato de entusiasmo y partamos por el principio. Comencé a escribir asumiendo que todos y todas sabemos que es un albatros y qué los hace tan especiales, pero probablemente no es así. Por lo tanto, pónganse cómodos y comencemos con este ranking que he titulado en un ataque de originalidad “4 cosas que no sabías de los albatros y que probablemente te sorprenderán”.

  1. El albatros no es una gaviota gigante.

Cada vez que escucho “los albatros son gaviotas gigantes”, mi corazón automáticamente sufre y como generalmente no me gusta sufrir, les aclararé que, ciertamente los albatros NO son gaviotas y aunque se parezcan un poco físicamente, se encuentran en grupos diferentes de aves marinas.

Albatros de ceja negra (Thalassarche melanophris) © Montserrat Vanerio-Ramírez

Los albatros son Procellariiformes, grupo que incluye además fardelas, petreles, golondrinas de mar y yuncos. En cambio, las gaviotas son Charadriiformes, un grupo bastante diverso donde podemos encontrar por ejemplo chorlos, playeros, ostreros, gaviotines, skúas, entre otros representantes.

Los albatros, y todos sus compañeros de grupo, tienen en común una característica específica: poseen conductos en el pico, conocidas como narinas olfativas. Esta característica es específica de este grupo y por lo mismo antes se les conocía como Tubinares o en inglés tubenoses.

¡Alerta de dato rosa! Procellariiformes deriva del latín procella, que significa “tormenta”, ¿a qué se debe? Sigue leyendo para descubrirlo…

Esquema del pico de un albatros © Montserrat Vanerio-Ramírez
  1. Maestros del viento, aves diseñadas para el vuelo

Muchas veces se ha hablado de que los albatros son como un avión y que su vuelo funciona muy parecido a este medio de transporte, entonces, ¿podría regresar a Chile desde Barcelona volando sobre un albatros? Esta idea no podría estar más acertada y ahora les cuento por qué. Investigadores/as descubrieron a través de dispositivos de rastreo y georreferencia, que algunas especies de albatros pueden dar la vuelta al mundo en tan solo dos meses, y que incluso podrían planear durante 6 días sin necesidad de batir las alas… una verdadera locura.

Albatros de ceja negra © Diego Bravo

Todo esto es posible porque los albatros poseen enormes alas, que pueden ir desde los 1,75 a 3,50 metros de envergadura (distancia entre la punta de un ala y la otra), necesitando muy poca energía muscular para mantenerlas extendidas.

Los albatros no utilizan corrientes térmicas para planear, como lo hacen las rapaces. En este caso utilizan el empuje del viento generado por las olas del mar. Debido a esto, el despegue de los albatros es la parte que requiere más energía de todo el proceso de vuelo, en ese momento necesitan batir las alas con fuerza y en muchas ocasiones utilizan además una especie de pista de despegue, tal y cómo lo hacen los aviones, en donde caminan para obtener más fuerza y elevar el vuelo.

Esquema que muestra la forma de planear de los albatros, usando el viento generado por el oleaje © Paul Sagar

Pregunta seria, ¿ya se enamoraron de estas aves? Espero que sí, pero de todas formas sigan leyendo, aún hay más.

  1. Estadía en el mar, de paso por la tierra

Indiscutiblemente si hablamos de aves marinas estrictas, los albatros deben estar presentes y es que estas aves permanecen más tiempo en el mar que en la tierra. Sí, así como lo leen, la mayoría de sus actividades las realizan en el mar o volando. El único momento en que veremos a los albatros en tierra es durante su época de reproducción. Estas aves eligen para nidificar islas apartadas y de difícil acceso, principalmente en el hemisferio sur, que es donde mayoritariamente podemos encontrarlos. Su permanencia es variable, puede durar aproximadamente 5 a 6 meses, dependiendo de la especie. Obviamente durante ese período, también tendrán salidas al mar para alimentarse, pero con diferentes frecuencias.

Mientras les contaba sobre esto, alguien habrá pensado “Si se alimentan y pasan tanto tiempo en el mar ¿cómo eliminan la sal?”. Espero que sí, sino de todas formas les contaré que poseen adaptaciones a esta vida marina. En ellos podremos encontrar la glándula de la sal, que tiene por función excretar el exceso de sal que adquieren estas aves a través del alimento, ya que el riñón no logra excretar las grandes cantidades de sal consumidas. ¡Increíble, sin dudas!

Aprovecho de contarles, ya que hablamos de su reproducción, que los albatros son especies monógamas (eligen una pareja para toda la vida), son fieles a sus sitios de reproducción, alcanzan la madurez sexual de forma muy tardía (desde los 5 años de vida, hasta incluso los 10 años) y sólo ponen un huevo al año. Todas estas características sumadas a los impactos antropogénicos han llevado a posicionarlos dentro de los grupos más amenazados del mundo, pero este tema lo hablaremos a continuación.

Polluelo de albatros de ceja negra © Cristián G. Suazo
  1. Una vida de contrastes: poderosas y frágiles al mismo tiempo

Muchas de las características que les he mencionado demuestran estos contrastes entre ser una poderosa ave y frágil al mismo tiempo. La verdad es que los albatros poseen una lista bastante extensa de amenazas, tanto en el mar como en tierra y sus características biológicas no le hacen la tarea más fácil, cómo ya se les mencioné. Aquí va un pequeño resumen de sus amenazas:

  • Interacción con pesquerías: Sin dudas es una de las amenazas más importantes y latente. Estas aves, además de competir por el alimento con esta actividad económica, también pueden quedar atrapadas en anzuelos, redes u otros elementos de pesca. Aquí cobra relevancia dos aspectos que mencioné anteriormente respecto a su biología: 1) los albatros sólo ponen un huevo por temporada de reproducción; y 2) los padres se turnan para cuidar el huevo y posteriormente al polluelo. ¿Pensaron la posibilidad de que, si uno de los padres muere en un anzuelo de pesca, el otro estará esperando en el nido? Si esto ocurre, probablemente ese huevo o pollito será abandonado por el otro padre, el cual además seguramente no volverá a reproducirse, porque su pareja de toda la vida ha muerto.
  • Contaminación: este punto puede ser bastante amplio, pero una de las amenazas más conocida es el efecto que pueden tener, por ejemplo, los derrames de petróleo. El petróleo produce 3 efectos que pueden ser letales: al tomar contacto con las plumas, estas pierden impermeabilidad, por lo que desencadena perdida de la temperatura corporal, por lo que puede morir de hipotermia. Además, el ave gana más peso, porque sus plumas pierden esa especie de acolchado que permite el paso del viento y, por consiguiente, la posibilidad de volar. Finalmente, el petróleo puede producir muerte por asfixia.  
  • Plástico: desde hace algunos años ya no es extraño encontrarse en internet imágenes de aves marinas muertas con el estómago lleno de plástico. No les mentiré, es un problema bastante grave y no se le ve solución pronta. Los albatros confunden el plástico con alimento, por lo que existe un consumo directo que conlleva dos problemas: una desnutrición y en algunos casos, una obstrucción de su sistema digestivo. Muchas veces el plástico tiene colores similares a sus presas potenciales, tales como, peces, krill, pulpos o calamares.
  • Introducción de especies exóticas en islas: Los albatros escogieron islas remotas y sin depredadores potenciales ¡justamente para evitar la muerte del único polluelo que tienen al año!. Históricamente, cuando el ser humano comenzó a colonizar islas, con él introdujo animales como ratas, gatos, entre otros. Lamentablemente como estos animales no son depredadores naturales de estas especies, los albatros no los detectan como potenciales depredadores y no saben cómo reaccionar al respecto, por lo que es posible observar depredación de polluelos por parte de gatos y ratones, principalmente.
Resumen de las amenazas más frecuentes en aves marinas © BirdLife International

Perdón por esta parte tan triste, pero necesaria de saber. Y sí, escribí este artículo para recordarles que hoy 19 de junio es el día mundial de los albatros (World Albatross Day), un día que busca crear conciencia de que miles de albatros y petreles mueren cada año como resultado de las operaciones de pesca y otras amenazas inducidas por el hombre. Si quieren saber más sobre este y otros temas, recomiendo seguir el trabajo que realiza ACAP (Acuerdo sobre la Conservación de Albatros y Petreles) en todo el mundo y aprovechen de maravillarse además con estas gigantescas aves (https://www.acap.aq/)

¡Súmate a la causa y salvemos los albatros!

Sobre la autora:

Montserrat es bióloga marina y actualmente está cursando su magister en Biodiversidad y Conservación en la Universitat de Barcelona, ligada al grupo de investigación del Seabird Ecology Lab. Su pasión por las aves marinas comienza en el primer año de su carrera, cuando observa por primera vez un albatros (2012). Ha trabajado ligada al programa marino ATF-Chile (Albatross Task Force de BirdLife International), el cual busca reducir la interacción de aves marinas con las principales pesquerías de Chile y el mundo. Montserrat también es divulgadora científica de Fundación Mar y Ciencia.