Por Alejandra Mora Soto, Geógrafa

Cuando vemos el mapa de Chile, asociamos su límite occidental a una gran área azul que representa el mar. En ese azul ocurren innumerables cosas: organismos que flotan en la columna de agua recorriendo todo el planeta y larvas que viajan con las corrientes hasta encontrar un lugar donde asentarse y crecer; animales marinos de todos los tamaños que se encuentran desde la superficie hasta lo más profundo, algunos nadando y otros sujetos a alguna roca; también hay masas de agua más o menos salinas, y más o menos frías, y más o menos densas, que se mueven unas con respecto a las otras como si fueran agua y aceite. Pasan muchas cosas en el mar, y una de las razones por las cuales es tan apasionante estudiarlo es que todavía lo conocemos muy poco. En esta columna comentaré sobre algunas geoformas que se encuentran desde el borde del continente en adelante y sobre cómo se van descubriendo y definiendo nuevos elementos en ese gran mapa submarino.

La medida del relieve submarino se llama batimetría. Para calcularla, el método más básico sería tirar un cabo con un peso hasta el fondo y luego calcular la distancia alcanzada ¡pero así es muy difícil llegar a tener un mapa del fondo marino de alta precisión! En las últimas décadas, se han utilizado en mayor medida ecosondas multihaz que emiten múltiples ecos desde un barco y dependiendo del tiempo en el cual reciben el rebote de vuelta calculan la profundidad y la forma del relieve a medida que el barco avanza. También existen satélites que captan el relieve submarino a través de sensores gravitacionales, que pueden detectar las irregularidades de la superficie del mar que están asociadas a cambios en el fondo. Por último, para ver los hábitats del fondo del mar se utilizan principalmente robots sumergibles submarinos (en inglés ROV o remotely operated vehicles) y buceo científico. Por tanto, el mapa batimétrico es una convergencia de distintos métodos y colaboraciones.

¿Por qué es importante generar más conocimiento sobre fondo del mar y sus ecosistemas? Porque se calcula que más del 90 por ciento de las especies que viven en el mar aún no han sido descritas, y la mayor parte de las especies que conocemos se encuentran cerca del borde continental. La proporción de las aguas y el fondo del océano profundo que han sido investigados (al año 2015) cuentan por menos del 0.0001% del total.

Métodos para estudiar el relieve submarino © Alejandra Mora

A través de todos estos métodos, hemos aprendido a conocer y caracterizar nuevas geoformas que van poblando el mapa azul del mar. En el norte de Chile, entre los paralelos 18° (Arica) y 25° (Chañaral), el borde costero es una serie de grandes acantilados y terrazas costeras, algunas activas bajo el efecto de las olas. Si bajamos un poquito en el mar, veríamos que la plataforma continental1es muy delgada, a excepción de algunos sitios como la Península de Mejillones, que es un bloque elevado (o horst) y separado del continente por un bloque hundido (o graven). Un poco más aguas adentro, la plataforma se hunde dramáticamente en la Fosa2 de Perú-Chile, que es la convergencia de la placa3  Sudamericana (Continental) con la placa de Nazca (Oceánica), y puede llegar a profundidades mayores a 8 mil metros. En contraste, el Monte Aconcagua que es la mayor cumbre de los Andes, alcanza un poco menos de 7 mil metros.

Formas geológicas del fondo marino del norte de Chile © Alejandra Mora

En la placa de Nazca se encuentra la Dorsal4 de Sala y Gómez, que es una cadena de montes submarinos de origen volcánico (¡Se han contado más de 500!). De allí emergen las islas San Félix y San Ambrosio, y hacia el extremo occidental de la placa de Nazca, las islas Rapa Nui y Sala y Gómez. Esas islas son fragmentos de antiguos cráteres, o un complejo volcánico en el caso de Rapa Nui. A la altura del centro de Chile en el paralelo 33°S, se encuentra la Dorsal Juan Fernández de las cuales emergen las islas Alejandro Selkirk y Robinson Crusoe, también fragmentos de volcanes. A unos 200 kilómetros de Valparaíso se encuentran el guyot5 O’Higgins, el monte submarino6 O’Higgins, y el monte submarino Papudo, este último ya dentro de la fosa Perú-Chile y el cual en un futuro geológico relativamente cercano será hundido bajo el continente.

Formas geológicas del fondo marino Chile insular © Alejandra Mora

En el litoral del centro-sur de Chile, el continente se levanta en forma de escalones – llamados terrazas de erosión – que pueden alcanzar hasta unos 400 metros de altura, y en sectores bajos se forman playas, campos de dunas y estuarios. Bajo el agua, la plataforma y el talud continental7 tienen profundos “valles” llamados cañones submarinos, donde los sedimentos transportados por los ríos en los continentes bajan en forma de torrentes hacia el margen continental, cubriendo la Fosa Perú-Chile.

Formas geológicas del fondo marino del centro-sur de Chile © Alejandra Mora

Si seguimos el viaje submarino al sur, a la altura de la Península de Taitao, la placa de Nazca limita con la placa Antártica en una dorsal oceánica llamada Dorsal de Chile. Esta dorsal se encuentra con la placa Sudamericana en el llamado Triple Punto de Chile, donde esta dorsal está siendo subducida8 bajo la placa Sudamericana.

Formas geológicas del fondo marino del sur de Chile © Alejandra Mora

A partir del Mar Interior de Chiloé al sur, la geomorfología de la costa es una trama de fiordos9 y canales excavados por los glaciares que cubrieron toda la zona en la última glaciación. Los fiordos son valles submarinos en forma de U, los cuales pueden llegar a ser muy profundos bajo el mar. Hacia el Estrecho de Magallanes, quedan depósitos de sedimentos glaciares llamados morrenas, que marcan las angosturas del Estrecho. En el Océano Pacífico, la plataforma continental es muy ancha al sur de Magallanes y bordea la Fosa de Chile hasta la Estribación de Tierra del Fuego, que es un promontorio que sobresale frente a la Zona de Fractura10 de Shackleton, donde se encuentran las placas Antártica y de Scotia. Finalmente, hacia el lado Atlántico se encuentran las cuencas11 Yagán y Ona, que son áreas llanas y extensas por debajo del Paso de Drake.

Formas geológicas del fondo marino del extremo sur de Chile © Alejandra Mora

Aunque ésta es una caracterización muy general, existen todavía muchísimas geoformas submarinas por descubrir y cuando se indican en el mapa hay que ponerles un nombre. La fuente de información más completa de batimetría global es GEBCO (General Bathymetric Chart of the Oceans), el cual tiene un comité especial para poner nombres submarinos, o SCUFN en sus siglas en inglés. Todos los años este comité se reúne para acordar los nombres que serán incluidos en ese gran mapa del fondo oceánico, tal como en la astronomía hay convenciones para colocar nuevos nombres a estrellas y planetas que se descubren en el universo. Si descubrieras y caracterizaras una nueva geoforma submarina, ¿qué nombre le darías?

 

Sobre la autora: Alejandra es geógrafa de la Universidad de Chile y actualmente se dedica a investigar sobre la biogeografía de bosques de huiro canutillo (Macrocystis pyrifera), como estudiante del doctorado en geografía de la Universidad de Oxford, Inglaterra.

Referencias

Cañete, J, & Haussermann, V. (2012). Colonial life under the Humboldt Current System: deep-sea corals from O’Higgins I seamount. Latin american journal of aquatic research, 40(2), 467-472.

Frutos, J., & Lara, L. (2010). La cuenca del océano Pacífico. J. Díaz-Naveas & J. Frutos.(eds). Geología marina de Chile. Comité Oceanográfico Nacional-Pontificia Universidad Católica de Valparaíso-Servicio Nacional de Geología y Minas, Valparaíso, 20-23.

Garrison, T. S. (2012). Oceanography: an invitation to marine science. Cengage Learning.

Lara, L. (2010). Las islas oceánicas de Chile. J. Díaz-Naveas & J. Frutos.(eds). Geología marina de Chile. Comité Oceanográfico Nacional-Pontificia Universidad Católica de Valparaíso-Servicio Nacional de Geología y Minas, Valparaíso, 44-47.

Mora, C., Tittensor, D. P., Adl, S., Simpson, A. G., & Worm, B. (2011). How many species are there on Earth and in the ocean?. PLoS biology, 9(8), e1001127.

Paskoff, R. (2010). Geomorfología de la costa de Chile. J. Díaz-Naveas & J. Frutos.(eds). Geología marina de Chile. Comité Oceanográfico Nacional-Pontificia Universidad Católica de Valparaíso-Servicio Nacional de Geología y Minas, Valparaíso, 76-79.

Rodrigo, C. (2010). Métodos de muestreo e investigación en geología marina. J. Díaz-Naveas & J. Frutos.(eds). Geología marina de Chile. Comité Oceanográfico Nacional-Pontificia Universidad Católica de Valparaíso-Servicio Nacional de Geología y Minas, Valparaíso, 14-19.

Rogers, A. D., Brierley, A., Croot, P., Cunha, M. R., Danovaro, R., Devey, C., … & van den Hove, S. (2015). Delving Deeper: Critical challenges for 21st century deep-sea research. Position Paper, 22, 224.

Weatherall, P., Marks, K. M., Jakobsson, M., Schmitt, T., Tani, S., Arndt, J. E., … & Wigley, R. (2015). A new digital bathymetric model of the world’s oceans. Earth and Space Science, 2(8), 331-345.

Webb, T. J., Berghe, E. V., & O’Dor, R. (2010). Biodiversity’s big wet secret: the global distribution of marine biological records reveals chronic under-exploration of the deep pelagic ocean. PLoS One, 5(8), e10223.

Yáñez, G. A., Ranero, C. R., von Huene, R., & Díaz, J. (2001). Magnetic anomaly interpretation across the southern central Andes (32–34 S): The role of the Juan Fernández Ridge in the late Tertiary evolution of the margin. Journal of Geophysical Research: Solid Earth, 106(B4), 6325-6345.

 

Nota: Los dibujos de este artículo han sido basados en mapas de batimetría y Google Earth, Alejandra se ha tomado la licencia de exagerar sus elementos con fines didácticos. ¡No deben ser tomados como copia fiel a la realidad!

  1. Plataforma Continental: La región adyacente a un continente o alrededor de una isla, que se extiende desde la línea de marea baja en forma plana o con suave pendiente hasta una profundidad que alcanza generalmente 200 metros, desde donde se marca un incremento marcado en la pendiente. (Fuente: GEBCO).
  2. Fosa: Una depresión de terreno extensa, profunda y asimétrica con costados relativamente escarpados asociados al proceso de subducción. (Fuente: GEBCO).
  3. Placa: Es un bloque masivo de forma irregular de roca sólida, generalmente compuesta por litósfera oceánica y continental. (Fuente: USGS).
  4. Dorsal: Una elevación alargada de complejidad, tamaño y pendientes variables. (Fuente: GEBCO).
  5. Guyot: Un monte submarino con una cumbre comparativamente plana. (Fuente: GEBCO).
  6. Monte Submarino: Una marcada elevación generalmente equidimensional mayor a 1000 metros sobre el relieve circundante, medida desde la isóbata más profunda que rodea la mayor parte de la geoforma. (Fuente: GEBCO).
  7. Talud continental: La región inclinada que desciende desde la plataforma continental hasta el punto donde hay una reducción en la pendiente. (Fuente: GEBCO).
  8. Subducción: El proceso en el que la litósfera oceánica colisiona y desciende bajo la litósfera continental. (Fuente: USGS).
  9. Fiordo: Voz de origen escandinavo que significa ensenada estrecha y profunda de la costa debida al hundimiento paulatino de un valle fluvial, o bien tiene origen en la erosión glaciar. Es semejante a una ría, pero más estrecha y profunda con laderas abruptas. (Fuente: BCN).
  10. Zona de Fractura: Una zona larga y delgada de topografía irregular, formada por el movimiento de placas tectónicas asociadas a un eje de dispersión inclinado o irregular (Fuente: GEBCO).
  11. Cuenca: Una depresión relativamente equidimensional de extensión variable. (Fuente: GEBCO).