Con 16 años de trayectoria, Loretto es hoy directora de la Carrera de Biología Marina y Acuicultura de la Universidad Andrés Bello en Santiago, editora asociada de la Revista de Biología Marina y Oceanografía (RBMO) y de la Latin American Journal of Aquatic Research (LAJAR). Además, es presidenta de la Sociedad Chilena de Ficología (SOCHIFICO).

En sus años como profesional, ha consolidado su línea de investigación en responder a preguntas ecológicas relacionadas con las algas marinas mediante la aplicación de herramientas moleculares, incluidos los métodos bioquímicos, proteómicos, transcriptómicos y metabolómicos. Por ello, es que quisimos saber un poco más de ella y de cómo ha desarrollado sus investigaciones.

Loretto, cuéntanos ¿Cuándo comenzó tu curiosidad por el mar? ¿Y por las algas?

Durante mis estudios de Doctorado en Genética Molecular, conocí el área gracias a mi maestro Juan Correa -actual decano de la Facultad de Ciencia Biológicas de la PUC-, desde donde nació mi interés por el área, pero que siempre se centró en entender la capacidad de ciertos organismos de tolerar factores que inducen estrés ambiental. Particularmente, empecé a estudiar el impacto de la contaminación marina y durante este viaje de ganancia de conocimiento, me impresionó la alta tolerancia que presentan las algas marinas a diversos tóxicos como los metales pesados.

¿Cuál es el mayor desafío que has tenido siguiendo una carrera relacionada a las ciencias del mar?

Como bióloga, el primer desafío fue estudiar el área durante el postgrado, luego en mi carrera el mayor reto ha sido trabajar con pescadores artesanales y la comunidad no científica, me maravilla el conocimiento valioso e histórico que ellos poseen de nuestro mar y del ambiente como uno solo. Por lo tanto, mi dificultad inicial fue poder expresar mis conocimientos a ellos con un lenguaje que llegara a todos y retroalimentar nuestras experiencias.

Si duda, trabajar con las comunidades de pescadores es lo más importante que ha ocurrido en mi carrera.

¿Y la mayor alegría profesional?

Son varias y a distintos niveles, pero ciertamente trabajar con las comunidades sociales y liderar la carrera de Biología Marina de la Universidad Andrés Bello, la que recientemente fue acreditada por seis años.

Carrera profesional

¿Qué es la ficología? ¿Por qué es importante el estudio de las algas en Chile?

La ficología es una disciplina científica enfocada en el estudio de las algas a distintos niveles de organización, con énfasis en la aplicación del conocimiento científico.

En Chile, tenemos una variedad enorme de biotopos donde ocurren diversas especies de algas. La biodiversidad algal en Chile sigue día a día descubriéndose, y la aplicación que podemos obtener de éstas, no es sólo a nivel más puro como es la ecología marina, sino que incluso con la obtención de bioproductos con fines medicinales puntuales.

En palabras simples ¿Qué es la bioacumulación de metales? ¿Por qué es relevante estudiarlo en las algas?

Es la acumulación en el tejido de las algas (el cual puede ser diferencial) de metales desde el medio ambiente marino. Entonces, la concentración en el tejido es mayor a la que ocurre en el medio ambiente en el que se encuentran. El conocer los procesos que ocurren es absolutamente relevante porque puedes lograr, primero evidenciar mecanismos simples y específicos de tolerancias que tienen estos organismos en comparación con otros; segundo, reconocer algas con mayor capacidad de acumulación que otras; tercero, utilizar estas especies en recuperar ambientes con alto grado de contaminación, y cuarto, utilizarlas como bioindicadoras de contaminación.

Parte de tu investigación se centra en el estudio de la tolerancia de las algas a estresores de origen humano, ¿Qué nos podrías comentar al respecto? ¿Hay algún resultado interesante que quieras compartir?

Hemos determinado que en nuestro país existe un grupo particular de especies muy tolerantes en comparación con aquellas que ocurren en el hemisferio norte en general, y en países asiáticos. Los mecanismos de tolerancia son muy diversos y no necesariamente compartidos entre las algas tolerantes en Chile. Las más tolerantes son las algas pardas sin duda en comparación con algas rojas y verdes. Por otra parte, mi investigación realizada junto con otros colegas fue la primera en Chile en aplicar el conocimiento sobre la tolerancia a metales en las algas. Particularmente, utilizamos cultivos “long-line” de macroalgas para evaluar su capacidad de descontaminar zonas marinas y aumentar la biodiversidad disminuidas por el impacto humano. Además, mi grupo de investigación ha logrado por primera vez en Chile generar Biochar o Biocarbon de estas algas para enmendar suelo y algas contaminadas con Cobre y Arsénico.

Ellas en la ciencia

Al comenzar tu carrera, ¿tuviste algún modelo femenino científico a seguir?

No soy de utilizar ese concepto de modelo a seguir, creo que todos los científicos aportan a tu crecimiento profesional. Pero sin duda mi maestra en algas es la profesora María Eliana Ramírez, la taxónoma más importante de Chile y América latina; ex directora del Museo Nacional de Historia Natural.

En tu opinión, ¿existen brechas de género en las ciencias del mar? ¿Es común encontrar mujeres en cargos directivos como el tuyo?

Claramente existen brechas de género. Por ejemplo, la mayoría de las rectorías, vicerrectorías o direcciones son lideradas por hombres. Eso es absolutamente evidente en Chile. Tenemos claramente el caso de nuestro ministerio de ciencias liderado por un hombre y no preguntamos ¿por qué no fue una mujer? ¿No hay mujeres capaces de liderarlo?

La Biología marina en Chile es mayoritariamente liderada por hombres. Sin embargo, estoy inserta en una universidad que se está abriendo a que sí exista paridad de género. En Chile hay mujeres científicas excelentes, nobles y con alta capacidad de compromiso. Sin embargo, a veces veo que entre mujeres nos ayudamos bastante poco, en especial cuando escuchamos comentarios que no corresponden a nuestras capacidades. Debemos dejar de lado la competencia y empoderar nuestro género en las Ciencias del Mar.

Si estuvieras frente a una adolescente interesada en comenzar una carrera en ciencias del mar, ¿Qué consejos le darías?

Que estudie claramente Biología Marina, que su profesión podrá generar cambios reales y positivos a nuestro medio ambiente marino, cambios con conocimientos en el área.