En esta nueva entrega de Mujeres de Mar conversamos con Sara Purca Cuicapusa, una científica peruana que actualmente trabaja como investigadora en el Instituto del Mar del Perú (IMARPE), institución del gobierno peruano que asesora al Vice-Ministerio de Pesquería y Acuicultura.

Sara es Ingeniería Pesquera por la Universidad Nacional Federico Villarreal, Perú. En su trabajo de titulación propuso un indicador para medir La Niña y la variabilidad estacional del mar peruano, el cual facilitó el estudio de estos procesos. Luego realizó el doctorado en Oceanografía en la Universidad de Concepción, Chile, en donde investigó los cambios físicos-biológicos a lo largo de la costa peruana, para proponer un indicador de oscilación decadal (cambios en décadas de las condiciones medias del océano).

Luego de 11 años, cambió de línea de investigación, debido a la maternidad, y hoy en día se dedica a investigar la contaminación marina por microplásticos, partículas de polímeros menores a 5 milímetros presentes en los océanos. Debido a su aporte científico a las ciencias marinas en Perú, L´Oreal, Unesco, la Academia Nacional de la Ciencia y Concytec (Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación) le otorgaron el Premio Nacional “Por las Mujeres en la Ciencia 2017”.

¿Por qué decidiste ser una Ingeniera pesquera y qué te llevó a luchar contra la contaminación por microplásticos?

Decidí estudiar Ingeniería Pesquera por los cursos de oceanografía que ofrecía la carrera de pregrado, y cuando ingrese tuve la oportunidad de ser “ayudante de práctica” en el laboratorio de ictiología, con la Dra. Norma Chirichigno, ella se convirtió en mi mentora académica. Actualmente, mi motivación es entregar la máxima información posible sobre la presencia de microplásticos en las principales playas en el ámbito marino y continental.

Debido al nacimiento de mi niña cambió toda mi rutina de investigación, tenemos que preguntarnos: ¿Qué planeta y qué océano vamos a dejar a nuestros hijos?, si todas las actividades productivas, recreacionales, de vivienda las desarrollamos en el continente, están muy cerca a las zonas costeras y áreas ecológicamente sensibles. En el Pacífico Sudeste es usual que no le prestemos mucha atención a nuestro mar, por lo tanto, se necesita mostrar a la población la mayor cantidad de información con sustento científico y en un lenguaje sencillo, para que todos los ciudadanos reclamen: “más ciencia y menos desechos plásticos”.

Con Dra. Norma Chirichigno

Actualmente, ¿Cómo afecta esta contaminación a los ecosistemas marinos?

La presencia de microplásticos afecta el crecimiento y la reproducción de los organismos en diferentes escalas espaciales y temporales de los ecosistemas, por ejemplo a microescala, estas partículas pueden ser filtradas e ingeridas por los organismos marinos, afectando su crecimiento y reproducción, mientras que, a gran escala, estos organismos al ser ingeridos por sus predadores podrían biomagnificar la presencia de microplásticos en toda la trama trófica. Desafortunadamente, existe evidencia científica que en las playas de arenas de las Islas de Pascua, Galápagos y otras islas remotas en el Pacifico Sureste presentan una acumulación mayor a 400 partículas por metro cuadrado.

Tanto Chile como Perú recientemente han realizado regulaciones al plástico de un solo uso. ¿Qué otras medidas pueden tomar las personas en sus casas para evitar la contaminación por estas micropartículas?

Una de las medidas de ecoeficiencia que podrían practicar en sus casas sería la reducción o rechazo progresivo de vestuario sintético, en esta época de pandemia se han incrementado el uso de mascarillas y mamelucos sintéticos, una alternativa sería usar fibras naturales, estas simples acciones ayudarían a disminuir la demanda de plástico y el mal manejo de las mascarillas y otros equipos de protección personal, los cuales ya han sido reportados en playas de Chile como en Perú.

¿Qué podría ocurrir a futuro si no se comienzan a tomar acciones para combatir estos desechos invisibles?

En el 2017, Geyer y colaboradores afirmaron que si continuamos con la tendencia de producción y manejo de basura como hasta el momento, podríamos tener cerca de 12.000 millones de toneladas de basura con plásticos en los ambientes naturales para el 2050.

Muestras de miscroplásticos

Parte de tu enfoque es promover un sistema circular para enfrentar la contaminación en el mar. En esa línea, ¿De qué maneras se implementa un sistema de pesquería sostenible en el tiempo?

A nivel del gobierno peruano se ha propuesto una hoja de ruta entre las instituciones, empresas pesqueras y productivas, universidades y otros actores, con el objetivo de implementar en el corto, mediano y largo plazo procesos tecnológicos y de innovación para aprovechar todos los residuos generados generados por la empresas dedicadas a la pesquería industrial, artesanal y acuícola.

Durante casi 10 años te dedicaste a estudiar la variabilidad de la temperatura superficial del mar, ¿Por qué es tan importante entender las fluctuaciones de la temperatura del océano?

El manejo de la pesquería necesita aproximarse a un enfoque ecosistémico, por eso los estudios de las condiciones físicas, biológicas y biogeoquímicas, y cómo estas cambian en el tiempo, son necesarios para explicar parte de los cambios naturales en la abundancia de los principales recursos pesqueros.

El gobierno peruano maneja las pesquerías a partir de un sistema de cuotas, a partir de las recomendaciones que entrega el IMARPE, en especial las cuotas para la pesquería de la anchoveta, cuyas biomasas presentan fluctuaciones sincronizadas con las fluctuaciones de la temperatura superficial del mar, por esta razón, mi interés se concentró en estudiar los fenónemos naturales que producían estas fluctuaciones en la biomasa de peces, como El Niño y la Oscilación del Sur (Fenoméno El Niño/La Niña) que tienen gran impacto en el Sistema de Corrientes de Humboldt (o Sistema de Corrientes Perú-Chile).

En Universidad de Concepción

¿Cuál ha sido el mayor desafío que has tenido que enfrentar en tu carrera?

Lo más dificil ha sido trabajar con grupos grandes y sobre todo multidisciplinarios, sobre todo cuando hemos intentado conversar con la sociedad civil en Perú. Durante mis estudios de Doctorado tuve la oportunidad de participar en un programa de “1000 científicos, 1000 aulas”, y eso me permitió aprender a preparar material científico, para niños y jóvenes de los colegios de Concepción.

Pero en Perú, cuando intentamos conversar con la sociedad fue un reto, muy pocas asociaciones civiles estaban acostumbradas a recibir charlas, todos los pescadores conocían la labor del IMARPE, pero no sabían por ejemplo que éramos un grupo que entregaba información sobre la contaminación originada por las actividades humanas en la zona marino-costera, y específicamente, sobre los impactos que estábamos encontrando con los microplásticos en algunas playas y especies marinas. Esta experiencia sirvió para mejorar la comunicación “en un lenguaje plano y sencillo” sobre los avances logrados en las investigaciones sobre los contaminantes originados por actividades antropogénicas.

En conferencia Niñas en la ciencia

Tienes una hija pequeña, ¿Cómo se compatibiliza la ardua tarea de investigación con ser madre, considerando además la brecha de género en las ciencias marinas?

He recibido el apoyo de mi familia, para poder hacer frente a esta tarea, antes de la pandemia mi trabajo implicaba muchos viajes, y largas horas de trabajo en el laboratorio, por lo tanto mi familia y mi esposo siempre han estado alli para ayudarme. Gracias a la pandemia he logrado compartir mi tiempo con el trabajo remoto y las clases de mi hija. Ahora entiendo porque muchas de mis colegas optan por no tener familia, un hijo o hija implica una dedicación total para formar ciudadanos de bien, pienso que va ser muy dificil volver a separarme de mi hija, me hace recordar lo triste que me sentí cuando tuve que dejarla de dos meses y medio, durante mi periodo de lactancia, y tenía que guardar la leche en el trabajo (lactario). Fue uno de los periodos más duros que tuve que superar.

¿Qué personas han sido una inspiración para ti a lo largo de tu vida?

Mi mentora espiritual es mi mamá, ella siempre me habló de mis antepasados, y la conexión tan fuerte con la naturaleza, siempre que subíamos alguna montaña hacíamos un pago (hojas, licor, caramelos, fruta, etc) era nuestra manera de mostrar respeto a nuestros dioses.

Premiación “Por las Mujeres en la Ciencia 2017”

¿Qué mensaje le darías a las jóvenes que quieran contribuir como agentes de cambio contra la contaminación marina?

Necesitamos a más ciudadanos involucrados en la observación del océano, “científicos ciudadanos”, jóvenes que estén vigilando el mar, se necesita más evidencia de la contaminación marina. En Chile nació el programa de científicos de la basura, y ahora se ha convertido en una iniciativa regional a cargo de Martin Thiel (http://www.cientificosdelabasura.cl/es/noticias/76/mas-de-cien-escolares-de-la-red-latinoamericana-cientificos-de-la-basura-se-reunieron), por lo cual los invitamos a todos los jóvenes de Chile y Perú a participar en las campañas de observación regional de los desechos generados en casa.

Con científicos de la basura