Vivian Montecino Banderet es académica y profesora titular del Departamento de Ciencias Ecológicas de la Universidad de Chile, sus actividades se han centrado en investigaciones durante 50 años sobre la ecología del fitoplancton, bio-óptica y productividad primaria de ecosistemas acuáticos.

Vivian es profesora en Biología y Ciencias de la U. de Chile, además realizó estudios de postgrados en Alemania, Reino Unido y EEUU. Durante el año 2011 recibió los premios Scientia Marina, y nueve años después el galardón Alfredo Llaña de la Sociedad Chilena de Ficología. El año 2016, después de una larga trayectoria de estudios en los ríos de Chile, decide jubilar y así reducir su jornada laboral. Actualmente, sigue publicando artículos y se encuentra escribiendo un libro al que estamos expectantes, en donde recopilará los estudios oceanográficos realizados en nuestro país, destacando la participación de las científicas y otras profesionales.

Vivian trabajando en Seno Ballena, Magallanes
  • Vivian, ¿desde pequeña te sentiste conectada con el agua?

Fui expuesta desde niña a ríos y lagos donde me enseñaron a nadar. En los roqueríos de El Quisco, aprendí a mirar el oleaje y conocer los animales y algas. El colegio nos hizo acercarnos a la vida al aire libre y los buenos profesores nos educaron en la observación y la ciencia.

  • Tu investigación se centra en los ecosistemas acuáticos ¿Cuántos ecosistemas de este tipo existen en Chile?

Ufff depende del observador, son demasiados, desde humedales a lagos andinos, ríos de todos tamaños, esteros, vertientes, pantanos, humedales. En el mar tenemos los ecosistemas de surgencia, canales, fiordos y estuarios, el mar abierto, el giro central del Pacífico, las aguas subantárticas. También depende de la pregunta de investigación.

  • Y ¿Cuáles son tus favoritos?

Sin lugar a duda mi ecosistema preferido es «la columna de agua«, contiene todos los componentes y procesos que permiten reconocerla como un sistema; es un lugar físico, contiene elementos orgánicos e inorgánicos, está compuesto por especies, poblaciones y comunidades. Por medio de la ciencia, buscamos explicaciones sobre cómo se comporta este sistema, cuáles son sus relaciones relevantes. Como observadora, me he centrado en los procesos bio-ópticos microbianos, como la fotosíntesis y la producción y descomposición de material orgánico que allí ocurren.

Desde el punto de vista emocional, los más lindos para mí son los fiordos australes, pero también mirar el horizonte estando en medio del mar. En tierra, me inclino por los lagos andinos, como también los ríos que son sistemas muy desafiantes. Son como los hijos, no hay favoritos.

Trabajos limnológicos en Laguna Negra, años 70’. Proyecto el hombre y la Biosfera de UNESCO.
Trabajos limnológicos en Laguna Negra, años 70’. Proyecto el hombre y la Biosfera de UNESCO.
  • ¿Qué son los ecosistemas límnicos? ¿Son muy diferentes de los marinos?

Los ecosistemas límnicos son cuerpos de agua dulce continentales, como lagos y lagunas, ríos y humedales. Se han estudiado separados de los marinos, pues son de distinta dimensión, accesibilidad, salinidad y funcionamiento. Pero en el ambiente pelágico los procesos son muy similares, tanto en los lagos como en el océano. A mí me sirvió mucho estudiar primero el ambiente límnico para después adentrarme en el océano.

Creo que es solo un cambio de escala. El viento juega un rol fundamental en ambos sistemas para determinar la estratificación térmica, la mezcla y la actividad de las microalgas. Completan este escenario, la radiación solar y los nutrientes como el nitrógeno, la sílice y el fósforo.

  • ¿Qué tan interconectados están estos diversos ecosistemas acuáticos?

Hoy lo percibimos mucho más que antes, porque los cambios climáticos han mostrado cómo afectan al océano procesos como la escorrentía, el derretimiento de glaciares, la sequía, cambios en el albedo del hielo y de las nubes por contaminación; al igual que las aguas subterráneas y los acuíferos que no vemos a simple vista. También el efecto de los embalses hidroeléctricos, la agricultura y otros usos domésticos. El ciclo hidrológico es fundamental para el equilibrio del planeta.

Con Dra. Doris Soto en el altiplano estudiando lagos salinos.
Con Dra. Doris Soto en el altiplano estudiando lagos salinos.
  • Tu objeto de estudio ha sido el fitoplancton, organismos basales de la trama trófica en ecosistemas acuáticos ¿Qué aspectos de este grupo de algas microscópicas has investigado?

Partí por estudios taxonómicos, y como el fitoplancton tiene distintos tamaños, este análisis ha sido central en los estudios realizados en mi laboratorio. Lo interesante en mi carrera fue partir por estudiar sistemáticamente los nombres de las especies, conocer su ecología, luego transitar hacia su composición por tamaños, sus biomasas, su productividad, sus proliferaciones nocivas (como la diatomea invasora Didymo), y al final volver a empezar por la específica necesidad de reconocer a las distintas especies.

Con Dra. Doris Soto en el altiplano estudiando lagos salinos.
Clasificación del fitoplancton por tamaños
  • En palabras simples ¿qué es la productividad primaria? ¿Cómo se puede medir o analizar?

El plancton vegetal (fitoplancton) posee la capacidad de transformar el CO2 gaseoso en materia orgánica. Esto se realiza por la presencia de pigmentos fotosintetizadores en los organismos unicelulares y gracias a la radiación solar. Se mide la velocidad de este proceso de transformación de CO2 a materia orgánica, de forma experimental, midiendo la fluorescencia, la liberación de O2 o marcando el carbono con C14 (radiactivo) o C13. También se puede medir la biomasa de la clorofila-a como un proxy. Hoy la bio-óptica es una herramienta fundamental y el uso de imágenes satelitales.

Embarcada en los 90’s midiendo producción primaria - en prototipo llamado fotosintetrón - con control de luz y temperatura.
Embarcada en los 90’s midiendo producción primaria – en prototipo llamado fotosintetrón – con control de luz y temperatura.
  • ¿Está cambiando la productividad primaria de los ecosistemas marinos debido al cambio climático?

Actualmente vemos que hay cambios en el viento y la temperatura, lo que traerá consecuencias a la estratificación. Así uno esperaría más productividad primaria de estos organismos autotróficos (fitoplancton), con un aumento en los herbívoros y la producción de alimentos, pero es muy difícil pronosticar respuestas ecológicas a nivel de tramas tróficas, pesquerías etc. Son demasiados los supuestos y siempre faltan datos. El monitoreo debe ser permanente y los fondos para ciencia siempre son escasos.

  • ¿Cómo te ha tocado vivir la brecha de género en ciencias?

Sin grandes dolores más que algunas zancadillas de los machos alfa. Ruidos subterráneos más que tormentas eléctricas. Hemos avanzado, pero aún queda un trecho que recorrer para lograr la naturalización de la paridad. De eso trata el libro que estoy escribiendo junto a Doris Oliva, profesora de la Universidad de Valparaíso.

  • ¿Qué consejo le darías a los y las jóvenes interesadas en carreras de ciencias marinas en Chile?

Obtener una buena formación básica y al mismo tiempo moderna para el mundo que les va a tocar vivir. Entender cómo funciona el planeta. Exigirse al máximo, lograr placer al estudiar permanentemente y ser creativo. Asociarse, pero también competir en la sobrevivencia y ser íntegro en las relaciones humanas. Disfrutar y ser feliz.