Hace mucho tiempo las y los científicos han luchado para saber cómo clasificar las esponjas marinas, animales que no entregan muchas diferencias morfológicas y que poseen el mismo sistema digestivo por filtración. Sin embargo, hay demasiados tipos de esponjas a lo largo y profundo de nuestro océano, y aún son varios los ejemplares de este grupo de seres vivos que no han sido descubiertos.

El pasado lunes, Thomas Turner, biólogo marino de la UC Santa Bárbara de California, publicó un artículo en la revista Zootaxa, donde da a conocer cuatro nuevas especies de esponjas descubiertas en las costas del mar oeste de Estados Unidos. En primera instancia llama la atención el sector donde fueron encontrados algunos ejemplares, un lugar de buceo turístico altamente transitado y estudiado por investigadores.

Luego de  varias inmersiones en diferentes puntos al sur de California durante el año 2020, Turner logró recopilar fotografías de las nuevas esponjas marinas en su hábitat natural y muestreo de diferentes ejemplares. Ya en el laboratorio, comenzó a estudiar y analizar la anatomía y la descripción de cada una de estas nuevas especies.

Según sus apreciaciones, las esponjas pueden ser difíciles de distinguir visualmente y así separar en diferentes especies, pero sostuvo que en los genomas pueden encontrar los elementos diferenciadores, siendo esta la motivación y esfuerzo del trabajo. La primera sorpresa para el profesor de Evolución, fue que los ejemplares pertenecían a la especie Scopolinida, solo presente en mares tropicales y nunca antes documentados en el Pacífico Oriental. «Están por todo el sur de California, son muy comunes. Simplemente, ningún científico ha tomado una y la ha mirado para tratar de averiguar qué era», agregó Turner.

Los nombres de cada especie se dieron en relación a los colores, formas y lugares donde se encontraron las diferentes esponjas estudiadas. La primera la nombró S. goletensis, porque fue encontrada en la ciudad de Goleta; la segunda fue denominada S. Kuyamu, en honor a una comunidad indígena que habitaba el sector donde fue encontrada. Ambas esponjas fueron clasificadas como especies hermanas, pues son las que mayor relación tienen entre sí en comparación a cualquiera otra esponja conocida.

El resto fueron apodadas: S. jali, debido a que le recordaba a un componente común de la arquitectura indioislámica del mismo nombre; mientras que la última recibió el nombre Nausicaä, en honor al personaje principal de la famosa película de Hayao Miyazaki, argumentando que el film tiene organismos extraños que filtran y limpian el medio ambiente al igual que una esponja. Por último, Turner comentó que pueden haber docenas de esponjas aún no descubiertas en diferentes puntos del mundo.

Thomas Turner tiene como objetivo proseguir con la investigación sobre las esponjas presentes en el Pacífico de EE.UU, comenzando a generar las secuencias de todos los genomas posibles de las especies que ha recopilado, para así dar con el paradero de patrones de evolución molecular y determinar qué hace que una esponja sea diferente a otra y generar un esquema de la ecología y evolución de este ser vivo.

Pueden encontrar el estudio completo acá.