El proyecto financiado por National Geographic Society, se enmarca en la conmemoración de los 500 años del descubrimiento del Estrecho de Magallanes.

“Importancia ecológica y cultural de un naufragio Subantártico” es el nombre del proyecto que financió National Geographic en el marco de su programa de becas Early Career. Estos fondos son otorgados a jóvenes de todo el mundo con el objetivo de que realicen proyectos de exploración, investigación, educación, entre otros. Es así como la directora regional para Magallanes de Fundación Mar y Ciencia, Catalina Velasco, fue becada para realizar la primera exploración científica al naufragio Dap Mares, en el Estrecho de Magallanes.

El buque Dap Mares fue adquirido en 2004 por Aerovías DAP con el fin de realizar turismo marítimo en el sector sur de la Patagonia y Antártica, además de servir como apoyo logístico para actividades científicas en Antártica. Lamentablemente, el 22 de septiembre de 2006 el buque naufraga frente al sector de Tres Puentes, donde hoy se encuentra a 22 metros de profundidad.

Felipe observando la fauna marina asociada al buque Dap Mares

Acerca del proyecto

El principal objetivo de la expedición fue describir la flora y fauna que habita sobre el naufragio Dap Mares y en el fondo arenoso próximo al mismo. Además, con el objetivo de realzar la importancia cultural de los naufragios, se obtuvieron fotografías, algunas de las cuales pudieron ser incluidas en la exposición fotográfica itinerante financiada por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a fines del 2018.

Catalina, investigadora principal del proyecto, es actualmente candidata a doctora del programa de Ciencias Antárticas y Subantárticas de la Universidad de Magallanes. Mientras que el equipo de co-investigadores se compone por el Dr(c). Felipe Pizarro, Director Ejecutivo de Mar y Ciencia y perteneciente al mismo programa de postgrado que Catalina, y por el Dr. Nelson Valdivia, investigador y docente del Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas, de la Universidad Austral de Chile.

El proyecto se encuentra en su etapa final, y según cuenta Catalina, descubrieron una rica biodiversidad dominada por organismos sésiles y suspensívoros, es decir, que se alimentan de materia orgánica que está flotando en la columna de agua. Dentro de los organismos más abundantes se destacan las esponjas y moluscos bivalvos.

“En cuanto al fondo blando, los principales organismos encontrados eran móviles, contrario al naufragio. Dentro de las especies más abundantes destaca el langostino de los canales Munida gregaria, y los cangrejos Peltarion spinosulum y Eurypodius latreillei. Descubrimos una baja biodiversidad de algas, tal vez debido a la visibilidad pobre del lugar”, expresó Velasco.

Los organismos filtradores como esponjas y bivalvos se encuentran en abundancia sobre el naufragio. Mientras que las múnidas son más comunes en el fondo arenoso.

“En este momento estamos trabajando en la publicación científica y presentaremos los resultados en el XL Congreso de Ciencias del Mar, el próximo año, debido a que se desarrollará en Punta Arenas en el marco de los 500 años del descubrimiento del Estrecho de Magallanes”, precisó Felipe.

Naufragios en el Estrecho de Magallanes

El Estrecho de Magallanes ha sido un pasaje natural muy importe para las rutas navegación desde su descubrimiento. Esta ruta fue muy popular antes de la creación del Canal de Panamá, y por ello en la actualidad existe un estimado de 134 naufragios en el lecho marino del Estrecho de Magallanes. Estos naufragios tienen un valor cultural, y al cumplir 50 años hundidos entran en la categoría de monumentos nacionales, siendo parte del patrimonio cultural subacuático de una región.

Además de su valor histórico-cultural, los naufragios poseen un valor científico. “Una vez que se hunden, los naufragios comienzan a ser colonizados por diversos organismos, y se convierten en verdaderos arrecifes artificiales. Son hábitats espacialmente complejos y que sirven como buenos sistemas modelo para estudiar las comunidades marinas que allí viven”, cuenta Catalina.

Parte de la fauna marina asociada al naufragio Dap Mares

Tanto Felipe como Catalina, concuerdan con que este proyecto fue el primer paso en el esfuerzo como Fundación para poner en valor el patrimonio cultural submarino de la región de Magallanes, y esperan continuar con los esfuerzos para investigar y mostrar a la comunidad la rica biodiversidad marina que tiene la región más austral del país.