La relevante expedición que impulsó National Geographic junto a comunidades Kawésqar logró develar la indómita y única biodiversidad marina de la Reserva Nacional Kawésqar en la Región de Magallanes y Antártica Chilena. Como resultado, un informe que por primera vez fusiona las ciencias y la biocultura, identificando así a la reserva como una de las zonas con mayor prioridad de conservación a nivel mundial, pero que contrariamente se encuentra amenazada principalmente por la creciente actividad de la salmonicultura.

El Parque Nacional Kawésqar es el más extenso del país, el cual alberga una biodiversidad única compuesta por abundante flora y fauna marítima y terrestre, en un espacio constituido por los campos de hielo, bosques submarinos e inmensos fiordos. En este mismo sitio, y desde hace miles de años, el pueblo Kawésqar se ha relacionado de forma íntima con el territorio, aunando naturaleza y cultura, donde forjaron un conocimiento ancestral completamente en sintonía con el medioambiente que les rodea.

La expedición

La misión científica se realizó durante el año 2020, llevando a un grupo de científicos y representantes de las comunidades Kawésqar y Yagán a un viaje de 21 días por los fiordos de la Reserva, intentando abarcar diferentes zonas poco exploradas y estudiadas, para ahondar aún más en el conocimiento de la inmensa biodiversidad. El viaje dio inicio en la ciudad de Punta Arenas y pasó por lugares como Faro Feliz, Poca Esperanza, la península de Benson y diferentes islas que alberga el Parque.

El estudio de los científicos de Pristine Seas, publicado en la prestigiosa revista científica Plos One, destacó los conocimientos de la cultura originaria sobre la región y los diferentes espacios que convergen en este lugar único  del planeta. Y es que para el pueblo Kawésqar el entorno marino se encuentra dividido en dos partes:

Primero se encuentra el Málte, que indica la costa exterior, lugar que se caracteriza por sus fuertes olas y extensas playas de arenas, un lugar donde aumenta la salinidad y la visión submarina. Y por otro lado está el Jáutok, que se refiere a los los fiordos, donde el mar es calmo y de agua más dulce, conocido también por sus densos bosques marinos.

“Los fiordos continentales y los canales del este están fuertemente influenciados por los aportes de agua dulce recibidos de los Campos de Hielo Patagónico Sur”, comentó Mathias Hüne Mongabay, uno de los biólogos marinos participantes de la investigación. El estudio además logró conocer los comportamientos de las comunidades bentónicas, las cuales varían según la salinidad.

Leticia Caro, representante de la comunidad Kawésqar, hizo mención de que previo a los descubrimientos científicos la cultura ancestral de su pueblo ya tenía conocimiento sobre los hallazgos de la expedición “Es difícil expresar esto en una palabra para que alguien lo entienda. Los ‘antiguos’ sabían antes que los científicos cómo se desarrolla el territorio y no necesitaron comprobarlo científicamente, simplemente lo sabían, pero lo que necesitamos hoy para resguardar el territorio son pruebas porque nuestra palabra no sirve de mucho”, concluyó para Mongabay.

La amenaza del Salmón 

Como suele ser costumbre en tiempos modernos, los paraísos naturales se encuentran siempre en una constante amenaza por el accionar humano. En el caso de la Reserva Nacional Kawésqar, donde aflora una biodiversidad única y rica en variadas especies, es la salmonicultura la variante que preocupa a los científicos y las comunidades originarias de la Región. Chile, según registra la Asociación de la Industria del Salmón, es el segundo país en el mundo con mayor producción de salmón, con un 35%. No se aleja de Noruega que se transforma en la potencia mundial con un 37% de la producción.

La industria de dicho rubro, ha logrado introducir 67 concesiones dentro de la Reserva Nacional Kawésqar, transformándose así  en “la principal amenaza inminente para la región”, como lo estableció el estudio. Según establece el Artículo Nº4 de la Ley 18.362 de las Áreas Silvestres protegidas por el Estado, toda explotación comercial de cualquier Reserva Nacional está estrictamente prohibida.  En el caso del Parque Kawésqar, su porción marina no se encuentra dentro del rango del área protegida.

Esta problemática de límites territoriales no solo transgrede a los ecosistemas marítimos, sino que también las creencias ancestrales del pueblo Kawésqar. “Para las Comunidades Kawésqar por la Defensa del Mar, en este territorio ampliamente recorrido por sus antepasados, todos y cada uno de los lugares son importantes y asimismo las especies. Por ello es que zonificarlo es un acto que atenta contra la cultura, el territorio en sí y sus memorias” se detalla en el informe.

Los hallazgos científicos han sido consistentes en demostrar que para salvaguardar este ecosistema único e irremplazable -y respetar la integridad más la cultura del pueblo Kawésqar- se debe terminar con la salmonicultura y crear un espacio de gestión que integre a estas comunidades.

El reportaje completo fue realizado por Michelle Carrere de Mongobay LATAM. En el siguiente enlace podrás ver el artículo completo.